Control de aves. ​


Control de aves

La presencia de aves urbanas como palomas, entre otras, genera excrementos corrosivos, malos olores, suciedad y enfermedades. Así como daños y pérdidas materiales en edificios y construcciones de todo tipo. El depósito continuado de excrementos, el acúmulo de restos biológicos y la presencia de ejemplares muertos, acompañados frecuentemente de desagradables olores y plagas de insectos, van empeorando las condiciones higiénicas del entorno.


Las aves no solo sufren enfermedades comunes a los seres humanos, sino que además constituyen un importante vehículo de transmisión de gérmenes desde los focos infecciosos (sobras de comidas, basuras, excrementos caninos, etc.) . Para proteger los edificios de las palomas y otras aves se hace necesario adoptar medidas físicas adecuadas que impidan su acceso y anidación, evitando los perjuicios sanitarios señalados anteriormente.

 
Control de aves

Pídenos presupuesto sin compromiso (922 502 133 - 928 493 756)